Home > Article > ¿Qué diantre es la Consciencia?

Espai Obert

¿Qué diantre es la Consciencia?

Hablamos mucho de la consciencia: Llevar una vida consciente, expandir la consciencia, el despertar de la consciencia, comer con consciencia, maternidad consciente, la consciencia cósmica…Sabemos realmente de qué hablamos cuando hablamos de consciencia?

Ser consciente significa darse cuenta de algo o conocer algo. Ahora mismo yo soy consciente del ruído de los coches en la calle, de la sensación de frío en mis pies y de mi intento de buscar las palabras correctas para escribir este artículo. Me doy cuenta de ello, por lo tanto soy consciente de ello.
Mi gato también se ha dado cuenta del ruido de los coches… entonces… porque decimos que los animales no tienen consciencia? Pues claro que la tienen. Lo que los animales no tienen es autoconsciencia, es decir, no son conscientes de que son conscientes. Un ejemplo: Si estoy pensando en un plato de lentejas, lo que hay en mi consciencia es “plato de lentejas”. Si me doy cuenta que estoy pensando en un plato de lentejas entonces lo que hay en mi consciencia es “estoy pensando en un plato de lentejas”. Es decir, me he dado cuenta de mi propio pensamiento. Esto es lo que diferencia a una persona de un gato. Y con la autoconsciencia aparece el “yo”. El hecho de darnos cuenta que pensamos nos hace apropiarnos del pensamiento. Entonces decimos “es mi pensamiento, es mi consciencia”.

La consciencia no se puede ampliar ni expandir. La consciencia siempre es la misma, es constante. No aumenta ni disminuye. Lo que se puede expandir es el campo de la consciencia. Podemos darnos cuenta de más cosas o de cosas más interesantes pero la consciencia que las conoce ni se expande ni disminuye. Es como el espacio que puede ser ocupado por diferentes objetos manteniéndose constante.

Llevar una vida constantemente autoconsciente sería insoportable, el colmo del neuroticismo. Afortunadamente hay muchos momentos en que no somos autoconscientes y sencillamente fluimos con la experiencia. Cuando el tiempo se nos pasa volando es porque no somos autoconscientes sino sólo conscientes de lo que estamos experimentando. Hay momentos para fluir y momentos para reflexionar.

La autoconsciencia (la consciencia del pensamiento) es siempre retrospectiva. Cuando nos damos cuenta de un pensamiento, este ya se ha ido. La autoconsciencia nunca es simultánea al pensamiento.

Cuando meditamos trabajamos con la consciencia y con la autocosnciencia. Si logramos dirigir la atención a la respiración de forma continuada estamos en la consciencia. Cuando nos distraemos y el pensamiento se nos lleva necesitamos que aparezca la autoconsciencia a rescatarnos y alertarnos de que estábamos pensando. Soltamos el pensamiento, volvemos a la consciencia y otra vez sólo hay la experiencia de la respiración sin ningún “yo” autoconsciente… que descanso. Descansamos de nosotros mismos.

La consciencia se extiende más allá de nuestra mente. La consciencia no es una propiedad de la mente, es una propiedad del universo (sí, lo sé, si alguno de mis colegas psicólogs está leyendo este artículo puede que se haya hechado las manos a la cabeza). Hablando en un sentido amplio, la consciencia es un principio organizador, es aquello que ordena la energía. Aunque esto ya sería tema para otro post.

Por cierto, podemos escribir conciencia o consciencia, las dos formas son correctas.

Marc Ribé

Back To Top