Home > Article > La respiración como objeto de meditación

Espai Obert

La respiración como objeto de meditación

Un objeto de meditación es aquella parte de la experiencia presente que elegimos para focalizar y observar durante la meditación. El objeto de meditación por excelencia es la respiración. Focalizarnos en la respiración literalmente nos centra ya que ésta se produce en el centro del cuerpo y además nos ayuda a mantener el cuerpo erguido y equilibrado porque si lo encorvamos el aire no fluye.

Al principio podemos centrar la atención en la respiración globalmente. Con el tiempo seguramente desarrollaremos una atención más precisa y elegiremos algún punto concreto como por ejemplo el interior de las aletas de las fosas nasales o el tanden en el abdomen (tres dedos por debajo del ombligo). Personalmente prefiero este último por estar más cerca del suelo y más lejos de la cabeza que es dónde acostumbramos a situar la mente pensante. Además el tanden (o hara) es un verdadero centro energético y de equilibrio del cuerpo. En el post El baile del diafragma contamos como respirar durante la meditación.
Si utilizamos la respiración como objeto de meditación, en una primera fase podemos contar las respiraciones, en el post Contar respiraciones y utilizar mantras durante la meditación explicamos como hacerlo. Con la práctica y el tiempo podremos mantener la atención de manera más o menos continuada durante todo el recorrido de la respiración y esta se volverá más sutil de manera que cada vez necesitaremos una atención más precisa para detectarla.

Una vez hemos establecido en una buena concentración y estabilidad con la concentración, podemos enfatizar la observación. La respiración está en un territorio intermedio entre las polaridades voluntario /involuntario y consciente/ inconsciente. Esto la hace muy interesante para observar y trabajar uno de los temas clave de la meditación, la polaridad controlar/ dejarse llevar. Y es justamente en este recorrido del aire desde la nariz hasta el vientre dónde sentimos la parte corporal de las emociones, un aspecto crucial del desarrollo personal. Con la respiración también podemos observar si nos cuesta inspirar y por extensión “dejar entrar” o espirar y por extensión “soltar”. Observar con ecuanimidad todo lo que pasa en este universo que va de la nariz al abdomen es una aventura para la que no necesitas comprar ningún billete, está siempre contigo, a tu alcance.

Marc Ribé

Back To Top