Home > Article > La Imaginación Guiada o Visualización Creativa

Espai Obert

La Imaginación Guiada o Visualización Creativa

La imaginación guiada o visualización creativa consiste en crear una historia con nuestra imaginación a partir de un guión semi-abierto con el propósito de 1- mejorar nuestra salud, 2- conocernos a nosotros mismos o 3- relajarnos.

Respecto al primer propósito, cabe decir que la psiconeuroinmunología (el encuentro de las disciplinas científicas de la neurología, la inumnología y la psicología) ha demostrado la influencia de la mente en el cuerpo a través del sistema inmunológico. Esto es, podemos influir en nuestro sistema de defensas a través de la visualización mental. De esta herramienta psicológica para nuestra salud hablaremos en otro post.

Respecto al uso de la imaginación guiada para el autoconocimiento, la visualización nos permite establecer un puente de comunicación con nuestro inconsciente. Cuando hablamos de mente inconsciente no nos referimos a un compartimento no consciente dentro de nuestra mente que funciona de manera independiente. Nos referimos más bien al modo de procesamiento de la información propio del hemisferio derecho del cerebro que procesa y utiliza información no verbal y no analítica. El hemisferio derecho es holístico, creativo y intuitivo. No habla con palabras sino con imágenes y símbolos.
Habitualmente este modo de procesar la información del hemisferio derecho está infrautilizado mientras que el modo del hemisferio izquierdo, que es analítico y verbal, está sobreutilizado con lo que hay un desequilibrio.
La imaginación guiada permite tender un puente entre los dos modos de procesar la información y hacer descubrimientos interesantes sobre nosotros mismos.

Después de una relajación muscular inicial, el conductor de la experiencia lee una historia abierta que cada participante completa permitiendo que emerjan espontáneamente imágenes sin ejercer ninguna censura ni elaborarlas racionalmente por más absurdas o inadecuadas que parezcan.
Nunca leemos el guión antes de hacer el ejercicio. Es conveniente que una persona nos conduzca la imaginación guiada o que la sigamos de una grabación pero que no la conozcamos de antemano.
También conviene saber que la visualización se refiere a la recreación mental de todos los sentidos, no sólo del sentido de la vista. Si por ejemplo nos visualizamos en un bosque mientras llueve incluimos en la visualización el sonido de las gotas golpeando las hojas, el olor a tierra mojada y el tacto de la lluvia en la cara.
Debemos imaginarnos asociados a la historia que estamos recreando, esto significa que no nos vemos a nosotros mismos desde fuera como un personaje sino que recreamos la historia viendo lo que verían nuestros ojos si estuviéramos realmente en esa historia.
Por último, no debe preocuparnos si creemos que no visualizamos con claridad. Todos sabemos visualizar aunque eso no se traduzca en una imagen clara y nítida en la pantalla de nuestra mente.

Marc Ribé

Back To Top