Home > Article > Hierbas o Fármacos?

Espai Obert

Hierbas o Fármacos?

Cada vez son más las personas que se acercan a la medicina natural consumiendo complementos alimenticios o medicamentos naturales a base de plantas. El uso de plantas como medicinas es tan antiguo como la humanidad. No estamos descubriendo las plantas,  tan solo recordando sus múltiples propiedades y beneficios que han sido utilizados tradicionalmente antes que se impusieran los fármacos de síntesis.

Aunque hoy ya existen fármacos constituidos totalmente a base plantas, en este artículo cuando se hable de fármacos nos referimos a medicinas o fármacos de síntesis. En cambio hablamos de hierbas o plantas medicinales para referirnos al uso de plantas con propiedades terapéuticas ya sea en forma de cápsulas com infusiones, tinturas, etc.   (aunque técnicamente esta no sea la terminología más adecuada).

Las plantas se usaban ya en el paleolítico. El primer texto escrito sobre la terapia con plantas es un grabado en unas tabletas de arcilla de la época de los sumerios (3000 a.C). A través de los siglos se han usado de forma empírica en diferentes formas según la cultura y la época. Con  el desarrollo de la química, física y fisiología en el siglo XIX se pudieron analizar los principios activos de las plantas para confirmar su actividad. Fue entonces cuando se aíslan sustancias como por ejemplo la atropina de la belladona (Atropa belladonna) que es actualmente usada en casos de emergencia como  por ejemplo un paro cardíaco. En esa época también se descubrió la quinina de la Cinchona sp que se aísla de la corteza de la quina roja y se usa para tratar y prevenir la malaria; o la famosa Aspirina que se extraía de plantas como el Sauce blanco (Salix alba) y la Ulmaria (Filipendula ulmaria/Spirea ulmaria) antes de que fuera sintetizada químicamente en el año 1980; o el opio que es el látex desecado obtenido del fruto de la adormidera (Papaver somniferum).

El mismo desarrollo que nos demostró la efectividad de las plantas medicinales fue la que nos separó de ellas. Con el avance de la ciencia el hombre se alejó de la tradicional medicina tradicional natural trasladando su confianza a la industria farmacéutica y sus descubrimientos y olvidando que durante siglos las plantas habían sido utilizadas y su eficacia comprobada empíricamente generación tras generación.

A pesar de que existen fármacos sintetizados a partir de moléculas vegetales sus efectos no pueden ser comparados con los de la planta, aunque puedan tener algún parecido, tienen efectos significativamente diferentes en nuestro organismo. En el caso de las plantas, todos sus componentes actúan de forma conjunta en sinergia pero al separar sus partes sintéticamente, su actividad se reduce. También la combinación de diferentes plantas será siempre más efectiva para tratar algunas afecciones ya que se pueden mezclar plantas que aportan diferentes beneficios para que su efecto sea mayor.

¿Y qué es mejor, utilizar fármacos o plantas? Pues depende. Ambas tienen ventajas y desventajas. La rapidez con la que actúan los fármacos de síntesis es indiscutible y en algunos casos la administración de plantas podría no ser eficaz debido a la urgencia. Las plantas necesitan más tiempo de administración para ser eficaces. Por otro lado los fármacos tienen más efectos secundarios adversos y contraindicaciones. La principal virtud de las plantas la encontramos en la prevención de enfermedades;  el mantenimiento de la salud y el equilibrio del organismo,  el tratamiento de afecciones leves, las depuraciones de tóxicos del organismo y como complemento en enfermedades crónicas. Además sus efectos secundarios son mínimos y su coste económico muy bajo.

Clàudia Casanova
El Taller Naturista

Back To Top