Home > Article > Empoderamos aquello que atendemos

Espai Obert

Empoderamos aquello que atendemos

Por qué Leo Messi gana cientos de miles de euros al año por el simple hecho de conducir habilidosamente una pelota con los pies? La respuesta es que la habilidad de Leo capta la atención de muchos millones de personas.
Que nos pasa cuando nos enamoramos? Nos pasa que prestamos atención durante mucho tiempo a una persona y entonces esa persona empieza a condicionar nuestra vida.
Las grandes marcas comerciales gastan cantidades enormes de dinero en publicidad para captar (más bien capturar) nuestra atención. Saben que esta es la clave del éxito, atraer nuestra atención.

William James, uno de los fundadores de la psicología occidental escribió en 1890: ““La capacidad de traer de vuelta de forma voluntaria una atención errante, una y otra vez, es la base del discernimiento, del carácter y de la voluntad. Nadie es dueño de si mismo si no sabe dirigir la atención. Una educación que permitiese mejorar esa capacidad sería la educación por excelencia.”
Aquello a lo que prestamos atención conduce nuestra vida. Si presto atención a los detalles tristes del mundo, me convierto en una persona triste. Si presto atención a los detalles alegres, me convierto en una persona alegre. La atención es una herramienta muy pderosa.
Ahora mismo probablemente en mi cuerpo hay zonas con tensión y otras zonas relajadas. Si estoy atento a cualquier grupo muscular que esté relajado durante un tiempo, todo mi cuerpo se relaja. Es una técnica muy sencilla y efectiva. No hay que hacer nada, sólo prestar atención. Si hago al revés y atiendo a un grupo muscular que está tenso, todo mi cuerpo se tensa. Es maravilloso el poder de la atención.
Te propongo algo, cierra los ojos y atiende durante un minuto a tu respiración. No dejes que ningún pensamiento aparezca en tu mente, que la respiración sea el único objeto de tu atención, sólo durante un minuto (… ) no te preocupes, nos pasa a todos. Nos cuesta focalizar nuestra atención. Es una habilidad que se aprende practicándola, como cualquier otra habilidad.
Meditar es, entre otras cosas, desarrollar la habilidad de atender al presente sin esfuerzo. Y también la capacidad de dejar de atender a nuestro pensamiento obsesivo y redundante. Cuando adquirimos el hábito de meditar nos damos cuenta que atendemos mejor; y lo que es más importante, dejamos de atender a cosas, ideas y personas que eran tóxicas para nosotros y pasamos más tiempo atendiendo a aquello que nos nutre.

Marc Ribé

Back To Top