Home > Article > El Pensamiento Positivo y la Ley de la Atracción. Una reflexión crítica

Espai Obert

El Pensamiento Positivo y la Ley de la Atracción. Una reflexión crítica

Es curioso observar como cuando los recursos naturales del planeta se empiezan a agotar, cuando la idea del progreso indefinido ya no se sostiene, es cuando surge con fuerza en Estados Unidos la psicología positiva y la famosa “ ley de la atracción”. Cuando todos  los hechos indican que el  sueño americano ya no se puede mantener, aparece y se propaga la idea de que si piensas en positivo vas a conseguir todo lo que quieras.  Parece un último intento de aferrarse al sueño americano y de culpabilizar con cinismo a los que no lo consiguen con el argumento de que “no lo han deseado con suficiente fuerza”.
La ley de la atracción se basa en una ilusión egoísta e infantil: conseguiré lo que yo quiera para mi tan solo deseándolo intensamente y concentrándome en ello. La realidad es que, afortunadamente, el universo no se ha propuesto concederme todos mis caprichos personales. El universo no entiende de egos . Y es que quizás estamos en este mundo para servir al universo y no a la inversa.  Precisamente cuando podemos trascender un poco nuestro ego personal y sentirnos unidos a los demás y al universo, nuestros deseos personales pierden fuerza.  Y aumenta nuestra sensación de plenitud.

En lo que se refiere a la psicología positiva, por supuesto que pensar positivamente es saludable. Pero nuestro entorno, nuestra genética, nuestros impulsos, condicionamientos, necesidades y emociones no se moldean tan solo con decirnos frases positivas. Si pudiéramos ser positivos y felices tan solo con proponérnoslo… ya lo seríamos!  Como bien señala Giorgio Nardone  “El pensamiento positivo solamente funciona cuando las cosas ya van bien”.  Intentar cambiar tu vida forzándote a tener pensamientos positivos va a añadir todavía más lucha en tu interior. Porque vas a reprimir impulsos que quizás no son positivos pero que son reales, están vivos en ti y  cargados de energía. Al intentar taparlos con frases bonitas, vas a crear una escisión en tu interior, una lucha contra lo que consideras negativo.  Y en el  psiquismo humano luchar en contra de algo alimenta a este algo.  Intentar tapar con una capa de palabras bonitas una parte de nosotros mismos que está viva y es real, sencillamente no funciona.

El placer y el dolor, la alegría y la tristeza, la vida y la muerte  son parte consustancial de nuestra vida y lo seguirán siendo.  Las técnicas de meditación y autonconsciencia  no proponen reforzar todavía más el pensamiento, esto nos lleva a más neurosis. Y mucho menos autoengañarnos. La propuesta es conocernos a nosotros mismos y contactar con nuestra realidad. La propuesta  es flexibilizar el pensamiento (independientemente de si es positivo o negativo) y  hacerlo menos tiránico, lo cual permite más espacio y libertad interior. El espacio y la libertad interior no se crean llenando continuamente nuestra cabeza de pensamientos.  La propuesta es  contactar con todo nuestro ser con ecuanimidad sin intentarlo manipular con el pensamiento. En resumen, vivir en plenitud  todo nuestro ser y gestionar adecuadamente las realidades consustanciales de nuestra vida como son el placer y el dolor, la alegría y la tristeza, la vida y la muerte.

Marc Ribé

Back To Top