Home > Article > Conociendo la Alimentación Energética

Espai Obert

Conociendo la Alimentación Energética

Después de haber estudiado dietética y nutrición e investigado bajo mi propia experiencia diferentes formas de alimentación, bajo la inquietud de querer seguir investigando y probando diferentes estilos, me topé con la escuela de Montse Bradford y la Alimentación Energética. Montse Bradford es escritora, experta en nutrición natural y energética, terapeuta de Psicología Transpersonal y del arte de la curación vibracional. Ha estudiado y vivido con destacados profesores del campo de la alimentación energética en Francia, Inglaterra, Bélgica, Italia, Holanda, Estados Unidos (Filadelfia, Boston, Washington y California) y Japón. Fundadora de las escuelas de cocina en Bath (Inglaterra) y en Barcelona donde actualmente imparte sus cursos de formación de alimentación natural y energética, seminarios monográficos y cursos de profesorado.

Cuando hablamos de Alimentación Energética nos referimos a una alimentación natural basada en cereales integrales, legumbres, verduras, frutas locales y estacionales, semillas y frutos secos con una pequeña cantidad de productos de origen animal, algas y condimentos naturales. Además de estas características se profundiza en la energía y los efectos que cada alimento tiene sobre nuestra salud y en cómo cocinarlos y combinarlos para generar los efectos deseados, de acuerdo a las necesidades particulares de cada individuo.

Lo que me ha llamado la atención de esta manera de entender la alimentación es que llevada a la realidad, o sea poniéndola en práctica, es sinónimo de sentido común, intuición, sensibilidad y conocimiento de uno mismo. Somos totalmente responsables de nuestros actos. Toda acción produce un efecto y en la alimentación energética esto se ve y se siente muy claramente en la medida en la que nos vamos conociendo  y vamos siendo conscientes de nuestro cuerpo, de nuestras emociones, de nuestros pensamientos. Cada persona tiene una constitución física,  unas características específicas otorgadas por genética que no se pueden cambiar. También cada persona tiene una determinada condición física, un conjunto de características en las que sí podemos interferir para cambiarlas, darles la vuelta y sentirnos con más vitalidad. En este sentido la alimentación energética nos da el conocimiento del efecto energético de los alimentos para poder cambiar esta condición. Lo más interesante es que si bien hay unas bases teóricas, el beneficio solo se descubre con la práctica, la experiencia va haciendo que poco a poco conozcamos qué comer, cómo cocinar y cómo combinar estos alimentos en cada momento y etapas de la vida. Nada es estático, todo está en continuo movimiento.

En lo personal soy partidaria de la flexibilidad, el respeto, la apertura y la libertad. En la Alimentación Energética he encontrado un  estilo de vida que se ajusta a esto perfectamente con una manera respetuosa de poder ser transmitida teniendo en cuenta la libertad de las personas, sus estilos de vida, sus costumbres, sus tradiciones. Considerando a cada ser como único e irrepetible y a la vez en conexión con los demás, con el mundo; viviendo en un planeta extremadamente rico de recursos para todos si sabemos gestionarlos con sostenibilidad, respeto a la naturaleza, humildad.

En esta manera integrativa de entender la Alimentación, como herramienta para mantener sano el organismo, el cuerpo físico, sin separarla de otros aspectos del ser humano como el emocional y mental, he encontrado en la Alimentación Energética un excelente punto de apoyo con la libertad de no quedarme atrapada bajo un encuadre determinado, lo que me permite seguir abierta y experimentando sin considerar algún alimento como malo o bueno y sin prohibiciones ni negaciones, ni límites.

Paula Souto

 

 

 

 

Back To Top