Home > Article > Alimentarse con Libertad

Espai Obert

Alimentarse con Libertad

Comer para vivir

Podemos escoger alimentarnos de muchas formas, a muchos niveles de consciencia. Cada uno es importante, pero es fundamental  no estancarse en ninguno de ellos. Ser flexibles, utilizarlos todos y seguir profundizando sin fanatismos, ni ideas rígidas hasta llegar a cocinar y alimentarnos con libertad.

Podemos considerar diferentes niveles de alimentación. Un nivel primario sería aquel en el que se come espontáneamente cuando se tiene hambre, sin usar ni seguir ningún modelo de conducta o filosofía. Estaríamos aquí frente a una conducta automática e inconsciente que responde a una sensación física. Todos poseemos este instinto de supervivencia y es necesario utilizarlo sin quedarnos estancados en él.

Un nivel sensorial sería aquel en el que comemos de acuerdo al deseo de los sentidos, con énfasis al aspecto, gusto, olor y color de los alimentos. Experimentar en este nivel es sumamente gratificante y divertido y nos permite abrirnos al presente a través de los sentidos.

Todos recordamos sabores y olores de platos que preparaban nuestras madres o abuelas en nuestra infancia. También nos gusta y disfrutamos en muchas ocasiones de algunos rituales alrededor de la comida como pueden ser velas, manteles, flores, música, ambiente…Estaríamos hablando aquí de un nivel de alimentación emocional.

Podemos comer teniendo en cuenta justificaciones a nivel intelectual y mental: calorías, proteínas, vitaminas, fibras, grasas, minerales.

Un nivel social en donde se desea comer teniendo en cuenta una consciencia social. Usando productos locales, que se han podido obtener sin explotación, ni abusos económicos, utilizar alimentos de buena calidad, de cultivos biológicos, sin aditivos, colorantes, ni químicos…Se come cantidades moderadas, sin abusos y de forma simple. Se mira de reciclar los restos, para que todo vuelva a la tierra y se aproveche de forma continuada. También teniendo en cuenta que según como nos encontremos anímicamente, afectará el resultado de lo que preparemos. Si en estos momentos nos sentimos cansados, enfadados con resentimiento e ira por tener que cocinar, también estas energías estarán en nuestro plato.

En el nivel ideológico de alimentación se come siguiendo alguna creencia o disciplina ideológica como religiones, maestros, dietas, etc. En este nivel existen muchas dietas y formas alternativas de comer, que puede que para algunas personas sean estupendas, pero para otras con necesidades diferentes le repercuta a nivel de salud a largo plazo.

Llegamos entonces al nivel de libertad en cuanto a la forma de alimentarnos, esto sería comer de acuerdo a las necesidades individuales y escogiendo libremente a cada momento. Esta forma de comer puede incluir perfectamente los niveles citados anteriormente sin necesidad de estancarse en ninguno de ellos. No prohíbe ninguna clase de comida o alimentos, sino que selecciona lo que en cada momento nuestro ser necesita, teniendo en cuenta los efectos que los alimentos producen al organismo y con el solo propósito de crear salud, equilibrio, paz y conexión interior.

Todos estos niveles de alimentación son importantes ya que cada uno aporta y suma, siempre y cuando los integremos, llegando al nivel de libertad. De lo contrario si nos estancamos solo en alguno de ellos, corremos el riesgo de caer en el fanatismo y la esclavitud con respecto a la alimentación.

Paula Souto

 

 

 

 

Back To Top