Home > Article > Alimentarse en Libertad

Espai Obert

Alimentarse en Libertad

Podemos considerar diferentes niveles en la relación entre la consciencia y la alimentación.

El nivel primario sería aquel en el que se come espontáneamente cuando se tiene hambre siguiendo el instinto primario a partir de la sensación de vacío en el estómago. Estaríamos aquí frente a una conducta automática e inconsciente que responde a una sensación física. Todos poseemos este instinto de supervivencia y podemos utilizarlo sin quedarnos estancados en él.

El nivel sensorial sería aquel en el que comemos de acuerdo al deseo de los sentidos, con el énfasis en el aspecto visual, el sabor y el olor de los alimentos. Experimentar en este nivel es sumamente gratificante y divertido y nos permite abrirnos al presente a través de los sentidos. Algunos ejercicios de mindfulness o consciencia plena trabajan en este nivel.

También podemos alimentarnos a un nivel emocional. Todos recordamos sabores y olores de platos que preparaban nuestras madres o abuelas en nuestra infancia. Algunos platos y sabores disparan ciertos estados emocionales o mitigan otros y los utilizamos para cambiar nuestro estado de ánimo.

Podemos alimentarnos también a un nivel mental y intelectual, teniendo en cuenta el valor nutricional de cada alimento, contando calorías y planificando minuciosamente nuestra dieta según lo que queremos conseguir. O valorando la procedencia de los productos, el precio o los aditivos que llevan.

También hay un nivel de alimentación que es social. Nos alimentamos compartiendo mesa con otras personas, familia, grupos de miagos, cenas de empresa o de negocios. Las Fiestas de navidad,las calçotadas, la castañada, una barbacoa con los amigos, una sardinada popular…

Por último hay un nivel ideológico de la alimentación relacionado con las creencias, religión, ideología política o vital… Los musulmanes y los judíos no comen cerdo, algunas religiones son vegetarianas, o algunas personas consideran que no hay que matar a ningún animal ni planta y son frgívoros.

Todos estos niveles de alimentación son importantes ya que cada uno aporta y suma, siempre y cuando seamos consciente en que nivel estamos y los integremos sin estancarnos, sin fanatismos, sin obsesiones, sin dependencias… en libertad.

 

Paula Souto

 

 

 

 

Back To Top