Home > Article > EL TÉ. Tipos, Propiedades y Preparación

Espai Obert

EL TÉ. Tipos, Propiedades y Preparación


Clàudia Casanova

El té es una de las bebidas más antiguas del mundo y la más consumida del planeta después del agua. Se expandió desde China pero su lugar de origen desconocido. Cuenta una leyenda china que el monje fundador del Zen Bodhidharma se arrancó los párpados para no dormirse durante su práctica de meditación y de éstos creció la planta del té.
Existen diferentes tipos de té pero todos proceden del mismo arbusto (Camelia sinensis). Lo que les diferencia es el proceso de elaboración y la parte utilizada. Todos ellos tienen propiedades antioxidantes, astringentes y diuréticas. Son un aliado para reducir el colesterol y por su contenido en cafeína, el té es estimulante y combate la fatiga y el cansancio.

La teína y la cafeína son la misma molécula. Cuando en 1819 se aisló la molécula de la cafeína se consideró que era una sustancia diferente a la teína ya que ésta había sido descubierta previamente en el té. Todos los tipos de té tienen cafeína, la cantidad depende del proceso de elaboración. Cuanta más oxidación sufre el té, más se oscurece y más contenido en cafeína tiene (y también menos cantidad de antioxidantes), razón por la cual té negro es el té con más cantidad de cafeína. Es té negro el English breakfast y Earl Gray que es té aromatizado con bergamota.
El té verde se seca rápidamente por el calor evitando su oxidación y conservando así todas sus propiedades antioxidantes. Existen numerosos tipos de té verde entre ellos el Gunpowder, originario de China. El Kukicha, o té de tres años del cual se usan los tallos y el Matcha que se cosecha a la sombra y se consume la hoja entera en forma de polvo.
El té rojo se distingue de los demás por ser elaborado de un modo tradicional mediante una fermentación que puede durar entre 2 y 60 años en barriles de roble. El mayor productor de té rojo es China, en la región de Pu’er de Yunnam, por lo que es conocido generalmente como Pu Erh.
El té blanco es el té con menos contenido en cafeína. Se prepara solamente con las hojas más tiernas y delicadas de las partes superiores del arbusto. Una vez recolectado, se manipula el mínimo dejándolo secar al sol y al aire de forma natural conservando su enorme riqueza en antioxidantes.

Para preparar un buen té, agregamos una cucharadita de té (2g) en 150ml de agua a punto de ebullición, y hacemos una decocción durante 2 minutos para beneficiarnos de sus efectos estimulantes. Si usas una bolsita de infusión ésta no debe hervir, sino infusionar-se entre 2 y 5 minutos.
Durante los dos primeros minutos se libera la mayor parte de la cafeína. Transcurridos 5 minutos se liberan moléculas que le dan a la infusión un sabor amargo y propiedades astringentes beneficiosas tanto para el sistema digestivo (en caso de diarreas) como para la piel (cicatrizante). Cuanto más tiempo de infusión, menor cantidad de cafeína tendrá nuestro té. Puedes prepararte un té con menos cantidad de cafeína desechando el agua de la primera infusión y volviendo a infusionar la misma bolsita de té.

Clàudia Casanova
El Taller Naturista

Back To Top